Comúnmente conocidos como “torceduras”, los esguinces se generan por un estiramiento o desgarramiento de los ligamentos que conectan las articulaciones. Se pueden presentar en todas ellas, por ejemplo, en los tobillos, rodillas, muñecas o pulgares.

Se pueden ocasionar por practicar algún deporte o por situaciones mucho más simples, como caerse al caminar. Generalmente, los síntomas inmediatos que identifican a un esguince son:


  • Dolor
  • Hinchazón
  • Moretones
  • Impedimento para mover la articulación dañada con libertad

Existen tres grados de esguinces según sea lo severo del daño, estos son:


  • Esguince grado I: lesión leve ocasionada por el estiramiento del ligamento. Puede mejorar con ejercicios de estiramiento suaves.
  • Esguince grado II: en este caso los ligamentos se desgarran parcialmente y, de manera general, se coloca una férula o yeso alrededor de la articulación para mantenerla inmovilizada.
  • Esguince grado III: se diagnostica cuando los ligamentos se desgarran en su totalidad. Para estos casos es necesaria una cirugía correctiva.


Para los esguinces de menos gravedad, un médico quiropráctico como el Dr. José A. Septién Prieto le puede ayudar a mejorar. Si lo desea, puede acudir con él en Cuernavaca, solicite una cita a través de cualquiera de los medios disponibles.